Sin garantías no hay fútbol

Mucho se ha dilatado la vuelta del fútbol nacional, que se debe terminar la competencia o que no y así la ANFP con el SIFUP se la han llevado en una serie de reuniones en donde no se da una solución definitiva a nuestro fútbol debido al estallido social que se produjo en el país desde ya casi un mes.

En la Primera División no se juega desde la fecha 10 de la segunda rueda, y la Primera B tiene partidos pendientes de la fecha 27, mientras en las liguillas de la Segunda División «Profesional» se han jugado algunos partidos con limite en aforo que claramente tampoco son las condiciones optimas para cualquier espectáculo deportivo incluso para los mismo jugadores no se les hace grato entrar a la cancha con la situación que vive Chile.

Desde Quilín ya han intentado en un par de ocasiones volver con el fútbol y lo mas reciente fue el intento de reanudar los partidos pendientes de la Primera B con Magallanes y Cobreloa en La Pintana, partido que finalmente no se jugó por no estar las condiciones mínimas de seguridad esto sumado a la adhesión de los trabajadores de la Corporación Municipal de Pintana al paro nacional del día martes 12 de noviembre, lo que impidió el desarrollo del partido y fue un verdadero bochorno cuando ya muchos sabían que era muy difícil que se jugará el duelo.

La situación actual del país en lo social es mucho más importante que el fútbol en estos momentos. Son demandas sociales que hace años están pendientes y por otro lado, jugar cualquier partido representa un peligro no tan solo para los hinchas que quieran asistir, sino también para los propios jugadores porque como ya se sabe, las fuerzas policiales ocupan otro enfoque ahora.

Entonces … ¿Qué hacemos con el fútbol chileno?

El SIFUP manifestó en los últimos días la disponibilidad para jugar que es lo que quiere la ANFP. Claramente el tema es complejo ya que muchos profesionales, vendedores, guardias privados y otros viven del fútbol pero mientras el estallido social no se resuelva o comience a encaminarse mejor y como una opinión totalmente personal, no debe volver el fútbol bajo ninguna circunstancia de la actualidad.

Claramente no es fácil tomar esta decisión sobre todo por la justicia deportiva quedando por definir clasificados a copas internacionales, descensos y también ascensos en la Primera B.

En las últimas horas se ha barajado la opción de retornar con la actividad a lo menos desde la fecha 26 en la Primera División el próximo fin de semana. Otra opción es que solamente se jueguen en los estadios privados, propios de los clubes como el Monumental o Santa Laura entre otros y algunos partidos jugarlos en Mendoza, Argentina. Pero hay una alternativa que si bien no se ha tomado, es la más válida de todas y desde esta humilde tribuna me parece la mejor para este momento: El campeonato debe postergarse hasta nuevo aviso y finalizar como clasificados por lo menos a certámenes internacionales a los clubes que ya ocupan esos puestos. Esta medida ya se aplicó para el fútbol joven ¿Por qué no replicarla? Claro que hay muchas cosas más en juego.

En cuanto al descenso, no debería concretarse ninguno y solo deberían sumarse dos equipos más a la división.

Ahora lo importante es un tema país y el fútbol puede esperar y reiterando lo escrito anteriormente, no se pueden poner jugadores e hinchas en riesgo.

Sea cual sea la decisión del ente que rige nuestro fútbol, no se debe jugar … algo se puede hacer pero no arriesgar a los principales actores del espectáculo.

Imagen destacada: emol.com

Deja un comentario